¿Cuán interesado está el ecuatoriano con el fútbol?

Si bien es el deporte rey por excelencia, es necesario poner en contexto algunos aspectos que condicionan el gusto o no por consumir el fútbol.

Primeramente, para analizar los hábitos de consumo, es recurrente remitirse al 2011, año que se encuentran las últimas estadísticas. Se habla que el ingreso de un hogar ecuatoriano para este año fue de 893 dólares. De este valor, el gasto promedio en un hogar ecuatoriano fue de 610 dólares (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos [INEC], 2011, p. 21 y 28)  divididos mayoritariamente en estos rubros:

  • Alimentos y bebidas no alcohólicas: 24.4%
  • Transporte: 14.6%
  • Prendas de vestir y calzado: 7.9% (rubro que puede estar vinculado indirectamente en la adquisición de indumentaria deportiva)

En lo que refiere a dos aspectos indispensables a considerar para  el consumo del fútbol ecuatoriano se encuentra la adquisición de electrodomésticos (televisor) o consumo de recreación y entretenimiento que en aquel año arrojaban los siguientes datos:

  • Muebles y artículos para el hogar y para la conservación ordinaria del hogar: 5.9%
  • Recreación y cultura: 4.9%

Por otro lado, cabe señalar que en los últimos cinco años, el comportamiento del consumidor ecuatoriano ha ido variando. A inicios del 2016, dejó de ser impulsivo y se convirtió en alguien más moderado y reflexivo. Este dato seguramente se encuentra vinculado a que el consumidor ecuatoriano se encuentra mejor informado, lo que ha modificado sus actitudes de compra convirtiéndolo en alguien más exigente. Por el contrario, hay que tomar en cuenta que el consumidor ecuatoriano disfruta de las promociones y ante potenciales ofertas no siempre elige aquellos bienes y servicios que se traduzcan en un mayor ahorro frente al precio final. En consecuencia, optará por posibilidades de compra donde pueda tener una mejor oferta y profundidad en el surtido (Revelo, s.f., p. 6 y 11).

Con respecto a los hábitos en practicar deportes, cabe señalar que el ecuatoriano es uno de los habitantes de la región que gusta practicar un deporte. De hecho, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (2014) menciona que el 41.8%  de habitantes de doce años o más practicaron algún deporte y uno de cada cinco personas lo hizo durante 13 días o más (p. 107). Dentro de este grupo, el rango entre 18 a 59 años dedicaba a la semana 150 minutos a la actividad física en su tiempo libre, siguiendo de esa manera las recomendaciones brindadas por  la Organización Mundial de la Salud.

Referente al sexo femenino, la práctica deportiva usual dentro de un mes, afirma que las mujeres practican menos deportes que los hombres, presentando un 30.3% frente al 54.1% de hombres encuestados. Si bien en la práctica deportiva de un grupo etario femenino que va desde los 25 a 60 años hay mayor constancia en hacer ejercicio comparado a los hombres, uno de los factores que estaría incidiendo en la no continuación de la actividad deportiva, pasaría por los años reproductivos de las mujeres y etapa de cuidado de los hijos. Concretamente, en mujeres que van desde los 25 hasta los 34 años (Organización Naciones Unidas Mujeres [ONU], 2020, p. 35 y 36).

En paralelo, la región Insular muestra que la población de 12 años en adelante no tenía hábitos adecuados para realizar deporte. Al contrario, en 2014, hubo un cambio en el comportamiento de los galapagueños, donde el mismo rango etario dedicó 12 días en promedio al mes a alguna actividad deportiva, con preferencia en áreas verdes o espacios públicos (INEC, 2017, p. 9).

Todos estos datos muestran un interesante estilo de vida saludable en la población ecuatoriana. No obstante, los resultados en la Encuesta Nacional Multipropósito de Hogares presentados por el INEC (2020), mostraron que hubo un decremento de 0,11 puntos porcentuales a nivel nacional del grupo de personas de doce años o más que realizaron algún tipo de deporte (p7). Este dato seguramente se encuentra relacionado por los efectos de la pandemia y restricciones que impuso el Gobierno local para contener al virus del SARS-COV.

Dentro de las disciplinas deportivas que realizan los ecuatorianos a nivel amateur se encuentra con mayor porcentaje el ciclismo. En efecto, Opina América (2016) menciona que del total de encuestados, hay una predominancia por este deporte tanto para practicarlo, como medio de transporte alternativo (Gavilanes, 2016). A pesar de todo, el deporte rey por excelencia dentro del ámbito ecuatoriano sigue siendo el fútbol. En efecto, para el 2012, el Ministerio de Deportes del Ecuador reflejó en sus estadísticas que el fútbol se encontraba dentro del top ten de deportes más practicados con el 33.7% de 2200 entrevistados. Asimismo, el lugar de preferencia para realizarlo son las canchas de barrio con un 62% del total de encuestados. (p 72)

Dentro de las tres regiones del Ecuador continental se constata que el fútbol, en su mayoría, es el deporte predominante seguido por otros deportes, tal como se exponen en las tablas a continuación:

Tabla 1

Deportes más practicados por ecuatorianos

Región Deporte Porcentaje
 

Sierra

Fútbol 44%
Caminata/Trote 28.1%
Ecuavoley 22.2%
Nota: Ministerio del Deporte Ecuador

 

Tabla 2

Deportes más practicados por ecuatorianos

Región Deporte Porcentaje
 

Costa

Caminata/Trote 34.8%
Fútbol 25.5%
Indor fútbol 24.4%
Nota: Ministerio del Deporte Ecuador

 

Tabla 3

Deportes más practicados por ecuatorianos

Región Deporte Porcentaje
 

Amazonía

Fútbol 40%
Indor Fútbol 28.7%
Ecuavoley 22%
Nota: Ministerio del Deporte Ecuador

Referente a los hábitos de consumo para adquirir indumentaria deportiva, en el 2012, el ecuatoriano invertía un promedio anual de 51.54$ dólares en uniformes deportivos. Igualmente, para adquirir una camiseta para realizar ejercicio o simplemente para lucirla como distintivo de su equipo de predilección invertía 37.73$ dólares (Ministerio del Deporte, 2012, p. 90).

Con relación al interés que tiene el consumidor ecuatoriano por algún equipo ecuatoriano, si bien los datos a nivel nacional son insuficientes, Euroamericas Sports Marketing reveló en el 2020 lo siguiente:

Tabla 4

Porcentaje hinchada a nivel nacional

Equipo Porcentaje
Barcelona 44%
Liga de Quito 22%
Emelec 16%

 

Tabla 5

Porcentaje hinchada región costa

Equipo Porcentaje
Barcelona 40%
Emelec 25%
Liga de Quito 25%

 

Tabla 6

Porcentaje hinchada región sierra

Equipo Porcentaje
Liga de Quito 40%
Barcelona 15%
Emelec 18%

Como se aprecia, Barcelona es el equipo con mayor fanaticada en el país, seguido por Liga de Quito, club que tiene un poder de seguimiento interesante en la sierra; a estos dos lo sigue el Club Sport Emelec con una gran masa de hinchada concentrada especialmente en la costa.

Si bien los datos expuestos mostrarían que el fútbol en Ecuador en cuanto a seguimiento de clubes refiere, mantendría el mismo producto exitoso que había en las décadas de los 70 y 80, donde tal y como lo expresa Nieto (2019, p. 90)  la masividad que había en los estadios reflejaba el total interés por el espectador ecuatoriano. Lastimosamente en la actualidad hay distintas realidades que condicionan al ecuatoriano a consumir el producto denominado LigaPro Bet Cris:

  • Poco interés en asistir a los estadios

Por ilustrar, en el caso del Distrito Metropolitano de Quito y valles aledaños, de 1209 encuestados entre hombres y mujeres, 23.82% de las mujeres de 18 años a 50 años no asistieron a ningún partido de fútbol al mes; en cambio, el 10% asistieron al menos una vez a un partido de fútbol. De igual manera, un 24% de hombres con el mismo rango de edad no asistieron a ningún partido y el 20.19% si asistieron al menos una vez a un partido de fútbol (Nieto, 2019, p. 95).

Una de las causas que incide a esto son los episodios de violencia que persisten en el fútbol ecuatoriano, donde no hay políticas ni regulaciones que mitiguen esta problemática social y que es un factor que se encuentra muy presente en el imaginario del hincha ecuatoriano. Como lo menciona Puruncajas (2017) han existido varios episodios de violencia  en los estadios del Ecuador dentro de un periodo de diez años ocasionados por las barras bravas hasta ese entonces.

Al mismo tiempo, el costo de las entradas representa una problemática al momento de asistir al evento deportivo, tal como lo describe Nieto (2019):

El precio de las entradas es un factor determinante para la asistencia a un espectáculo, la variable precio en marketing cumple con la función de discriminar entre públicos objetivos. Por esta razón, los estadios se dividen por localidades que suelen ser denominadas como: general o popular, preferencia, tribuna y palco. En la encuesta se consultó sobre el valor que los encuestados estarían dispuestos a pagar por asistir a un partido de fútbol y la respuesta varía entre 1.00 a 5.00 USD de un total de 46.07 % entre hombres y mujeres de 18 años a 50 años. La moda estadística es de 3.00 USD, además es importante resaltar que un 3.64 % afirma que no estaría dispuesto a pagar por presenciar partidos de fútbol en Ecuador. (p 97)

Considerando que a nivel nacional, dentro del periodo que va del 2006 al 2014, el crecimiento real del consumo hizo que la pobreza se reduzca en 5,4 puntos porcentuales y por otro, el efecto de redistribución provocó una disminución de 7,1 puntos porcentuales, se puede hablar que los hogares más pobres crecieron en mayor ritmo que los hogares urbanos, dando como resultado una mayor igualdad por consumo tanto a nivel urbano y rural (INEC, 2014, p.21). Con esta aseveración, se puede indicar que a mayor capacidad de consumo que tiene la población, una de las opciones que optarían sería consumir el producto del fútbol ecuatoriano. Infortunadamente,  es poco apetecido por el espectador.

Por ejemplificar, el siguiente estudio arroja datos del DMQ, que si bien arroja información local, no diferiría de la realidad a nivel nacional

Tabla 7

Bienes sustitutos que reemplazan al fútbol en Ecuador

  Hombres Mujeres
Pasar con amigos o familia 15.96% 16.38%
Practicar actividades deportivas 17.54% 6.04%
Cine 6.70% 9.43%
Ir a bares o restaurantes 10.01% 7.11%
Nota: Wilson Nieto

Como se observa, el consumidor ecuatoriano opta por realizar otras actividades que no involucran consumir fútbol porque simplemente no es llamativo. Según el estudio, el 70% de los encuestados muestran ninguno o poco interés en el campeonato nacional de fútbol. Entre algunos de los factores que incluyen son la larga duración del torneo, costos de entradas por sobre los 10 USD, horarios en días ‘familiares’, formato ‘pague por ver’ para transmisiones televisas, entre otros (Universidad Tecnológica Equinoccial, 2019).

  • Deficiente acceso para observar partidos de la LigaPro Bet Cris

Desde el 2018, año en que el canal uruguayo GolTV se hizo acreedor a los dueños de los derechos de televisación de los equipos de la LigaPro, ha habido una baja considerable en cuanto a suscriptores que pagan por este servicio y observar los partidos del campeonato ecuatoriano, tal y como lo señala Larrea y Guerrero (2021):

En abril de 2018, mes que ingresó GolTV, 1.369.841 hogares tenían televisión por cable, lo que equivalía a  poco más de 5 millones de personas que tenían acceso al campeonato ecuatoriano (tomando como referencia la fórmula multiplicada por 3.8) sugerida por la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones ARCOTEL. Esta cantidad de población equivalía al 30.8% de población ecuatoriana de ese entonces. Sin embargo, se cree que a raíz de la pandemia, formas de consumo y prioridades de gastos de las familias que eligieron reemplazar el sistema de televisión pagada por plataformas digitales, son condicionantes que han incidido en desistir del producto LigaPro.

Sumado a los conflictos que tiene la dueña de los derechos de transmisión del torneo ecuatoriano con CNT y pequeños y medianos cableoperadores por los altos costos impuestos por GOLTV, han sido motivos suficientes para convertir al fútbol ecuatoriano en privilegio de pocos. Actualmente, DIRECTV es la única que mantiene contrato vigente con la cablera uruguaya para transmitir los partidos. En relación al porcentaje de abonados que mantiene DIRECTV, se dice que tiene 344.742 suscriptores, que multiplicado por 3,8, da como resultado que 1.310.019 personas tienen acceso al producto denominado fútbol ecuatoriano, es decir solo el 7.5% de la población actual del país (Larrea y Guerrero, 2021).

En definitiva, el perfil de consumidor que tiene el ecuatoriano habla de alguien que está informado, es exigente y procurará buscar productos y servicios con algún tipo de oferta. Específicamente en el caso del fútbol, es notorio el poco interés que tienen por consumir el fútbol ecuatoriano al no encontrarlo atractivo. Temas de violencia e inseguridad en los estadios, necesidades insatisfechas o no creadas con el fin de fidelizar a los hinchas, sumado al costo vs beneficio que realizan las familias ecuatorianas al invertir en el producto frente a otros servicios, determinan el verdadero gusto que hay por el campeonato ecuatoriano. Quizá sus motivaciones que puedan encontrar con el fútbol pasen por observar ligas extranjeras, como es el caso de “La Liga” de España o “Premier League” de Inglaterra.

Es distinto tener un gusto por practicar el fútbol antes que observarlo. Tal como se argumentó, el porcentaje que tiene la población para acceder a la LigaPro es mínimo. Por ejemplificar, en Azuay, Pichincha y Guayas concentran el mayor número de espectadores que pueden disfrutar de la LigaPro en el país con el 12.2%, 7.8% y 6.7% del valor total de las poblaciones que se encuentran en sus provincias, mientras que en otras como la provincia de Imbabura únicamente pueden observar el 2.7% de su población la liga ecuatoriana (Larrea y Guerrero, 2021). Con este escenario, se deduce que el consumidor ecuatoriano reemplazará fácilmente al fútbol por otro bien sustituto.

Tanto los directivos de los equipos, como las máximas autoridades de la LigaPro, no enfocan sus esfuerzos en captar nuevos mercados objetivos del país por medio de la creación de necesidades que oferten productos y servicios para convertir al fútbol ecuatoriano en algo vistoso y agradable por consumir; más bien, la actualidad de los equipos del fútbol ecuatoriano está íntimamente ligada a únicamente percibir ingresos que provengan de los derechos audiovisuales. De parte de LigaPro y GolTV el interés pasará por comercializar los derechos audiovisuales y transmitirlos a las cableoperadoras que estén dispuestas a negociar bajo las condiciones que la empresa dueña de los derechos ponga sobre la mesa.

Reportaje y fotografía por: Alejandro Landázuri – Estudiante del Diplomado de Periodismo Deportivo y Jefes de Prensa

Articulos Relacionados

Comentarios

Compartelo

Ultimas Publicaciones