EL KARTING EN ECUADOR, PASIÓN Y DESAFÍOS

Mucha gente piensa que el automovilismo no es un deporte porque la mayor parte del trabajo físico lo hace el automóvil que se usa para competir, y que las carreras son aburridas porque son carros dando vueltas en círculos.

Sin embargo, las personas que se dedican al automovilismo, además de requerir un auto rápido, deben tener un físico envidiable, un cardio muy fuerte y una mente fría que pueda concentrarse y reaccionar en los momentos más importantes.

Lastimosamente, el automovilismo no es un deporte con apoyo popular en Ecuador por la falta de presupuesto económico en el sustento de las empresas privadas como del Estado.

A partir del inicio del nuevo siglo, los medios de comunicación ecuatorianos dejaron de transmitir eventos tuercas, por lo que las y los fanáticos de este deporte se quedaron sin un deporte que disfrutar.

El karting llegó al país a mediados de los años 70 gracias a su pionero: Pascal Michelet, quien trajo el primer kart como equipaje desde Bogotá, Colombia. A partir de esa fecha, el karting se desarrolló a pasos lentos, pero seguros. Por ese tiempo, el automovilismo tuvo su época de oro con pilotos, trofeos y competencias importantes dentro y fuera del país.

En esta ocasión, hablamos con Jean Pierre Michelet, ex piloto de carreras y periodista especializado en automovilismo y, en especial, en Fórmula 1; Hugo Vega, piloto de karting del campeonato Rok Cup del kartodromo Cotopaxi; y con Philippe Michelet, campeón nacional de karting en 2019 sobre por qué se le debe considerar al automovilismo como un deporte, la llegada del karting al Ecuador, su desarrollo, su presente, los problemas de apoyo público y privado y el futuro de las categorías formativas del automovilismo ecuatoriano.

Articulos Relacionados

Comentarios

Compartelo

Ultimas Publicaciones