Entre la gloria misma y el empate que sabe a tibio

A pesar de que la Selección Ecuatoriana de Fútbol logrará ayer la clasificación a cuartos de final de la Copa América y que muchos corazones están aún latiendo de alegría.

El análisis en lo futbolístico nos deja una gran lágrima, añorando quizá los momentos y hazañas conquistadas en el pasado y lo que vivimos en el presente que no es lo que muchos esperamos. A pesar del gol conseguido y de un empate que sabe a gloria por lo hoy obtenido, muchos estuvimos implorando que Perú consiguiera eliminar a Venezuela para poder colocarnos en un cuarto puesto que si lo observamos con la mirada penetrante del futbolero llegamos ahí al ponchazo que sabe a tibio.

Y entre la famosa disputa de que si los naturalizados deberían o no estar ahí, hoy esperamos rival para saber si seguiremos o no vivos, pero para saber debemos esperar a que la coqueta ruede y a que en los botines de donde ella mejor se vea pueda seguir llegando al pedestal donde muchos quieren llegar pero pocos pueden alcanzar.

Si el cielo con la Selección queremos tocar, creo que amigos futboleros solo nos queda esperar y hasta entonces a quienes amamos esta pasión muchas y abundantes lágrimas deberemos por ahora derramar, si en la próxima ronda queremos presentes estar tenemos que a Platita y al Angelillo muy bien guardar. Por ahora Ecuador entero grita si se puede y se pudo y que esto nos permita nunca dejar de soñar.

Arriba #LaTri, el Ecuador de mis sueños, el Ecuador que aunque nos tiene con el corazón en la mano de repente nos hace nuestras tristezas olvidar.

¡SI SE PUEDE!

Por: Narcisa Córdova, estudiante del Diplomado de Periodismo Deportivo y Jefes de Prensa

Articulos Relacionados

Comentarios

Compartelo

Ultimas Publicaciones