Torneo de ascenso AFNA, nueva modalidad con la que cuentan los equipos amateurs para convertirse en profesionales

El camino hacia el profesionalismo se acorta con la nueva modalidad de ascenso propuesta por la Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha, cuyo objetivo es incentivar el desarrollo deportivo de manera vertiginosa e inyectarle talento al torneo de Segunda Categoría Profesional de Pichincha, mismo que podrá generar a corto plazo un aumento de equipos de la provincia como participantes de la Serie “B” de LigaPro.

El campeonato va por su tercera edición y cada vez cuenta con mayor acogida, tanto así que este año son veinte los equipos participantes, quienes compiten por conseguir uno de los dos cupos que otorga el mismo para formar parte de la Segunda Categoría.

Para entender mejor la relevancia de esta nueva modalidad, se debe hace un análisis del camino que debían tomar los clubes para acceder al profesionalismo, quienes pertenecían a la Asociación de Fútbol Amateur de Pichincha (AFAP) y se desempeñaban, en primera instancia, en torneos locales en cada cantón, para luego clasificarse a la denominada Copa Pichincha. El torneo local, en el caso del cantón Quito, estaba conformado por dos series: Primera y segunda, con aproximadamente 12 equipos en cada una; el sistema de juego consistía en dos etapas, con partidos de ida en la primera y un clasificado a la final, y partidos de vuelta con un segundo clasificado o ratificado como campeón, al primero y segundo de la tabla se sumaban el tercero y cuarto para completar los clasificados a Copa Pichincha, torneo similar al esquema que maneja el Mundial de Fútbol FIFA, con ocho grupos de cuatro equipos encabezados por los campeones de cada cantón pichinchano; finalmente, después de juegos de ida y vuelta en cada grupo, se clasificaban dos equipos para conformar los octavos de final y competir en encuentros de ida y vuelta con eliminación simple, para definir los participantes en cuartos de final, semifinales y final. El ganador del torneo accedía a un cupo para participar en Segunda Categoría Profesional y pasaba a conformar la Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha.

Ramiro Rojas, exjugador y actual dirigente de la AFAP, menciona que los equipos que participaban de los torneos organizados por la Asociación de Fútbol Amateur de Pichincha contaban con presupuestos muy limitados y se desempeñaban más con ilusión que con proyectos serios de ascenso al profesionalismo. Algunos eran financiados por instituciones, universidades, empresas o empresarios a manera de capricho, muy pocos se formaban con la premisa de convertirse en grandes clubes del fútbol ecuatoriano.

Es el caso de equipos como Estudiantes de la Católica, club que surgió de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y que, a pesar de haber llegado lejos en Copa Pichincha, nunca pudo conseguir el ascenso al fútbol profesional. Están también instituciones como GRAF, que es una escuela de fútbol cuyo propósito principal es dar un espacio semiprofesional a los jugadores que se inscriben y reciben la preparación física, técnica y táctica por parte de instructores certificados; Gustavo Rueda, entrenador profesional que labora en GRAF desde el 2009, acota que dentro de los principios que se enseñan en la escuela de fútbol está la premisa de que “el triunfo no se obliga, se merece” y sus alumnos trasladan esto al campo de juego en cada encuentro.

Por otro lado, han existido situaciones un tanto insólitas, como la conocida clasificación del equipo de la Universidad de Las Américas, que se coronó campeón de la Copa Pichincha, tras varios años intentando conseguir la clasificación y que, finalmente, decidió no participar en el torneo de Segunda Categoría Profesional; acto que le representó el descenso de categoría y la posterior desaparición.

El torneo amateur de Pichincha ha visto a varios equipos hacer sus primeros pasos en él, para luego convertirse en verdaderas instituciones deportivas; por ejemplo, Sociedad Deportiva Aucas, Liga Deportiva Universitaria de Quito, entre otros. El caso más sonado, de recorrido en el campeonato organizado por la Asociación de Fútbol Amateur de Pichincha, en los últimos tiempos es el de Deportivo Quito, un grande el Ecuador que, debido al mal manejo dirigencial durante una década, fue condenado a jugar dicho campeonato. Cuando el equipo “chulla” estaba por culminar todo el periplo que significa la participación en el campeonato amateur, aparece AFNA con el anuncio de un torneo relámpago que otorgaría tres cupos para Segunda Categoría Profesional, lo cual hubiese sido mucho más práctico para “la AKD” que tuvo que soportar diez meses de intensidad e incertidumbre hasta conseguir su retorno al profesionalismo.

Es así como nace el torneo de ascenso organizado por la Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha (AFNA), con la idea de aumentar el número de participantes en Segunda Categoría y fortalecer de alguna manera el desempeño de los clubes pichinchanos a nivel nacional. En la primera edición los clasificados fueron Juventud F.C., Aussie F.C. y AAMPETRA, este último con destacada participación en playoffs nacionales 2020, llegando hasta semifinales y quedándose muy cerca de conseguir el ascenso a la Serie “B” de LigaPro.

Para la segunda edición, aumentó la cantidad de equipos participantes y sus orígenes fueron diversos, algunos provenían del fútbol barrial, otros de los torneos organizados por la Asociación de Fútbol Amateur de Pichincha y otros creados recientemente, con la finalidad de conseguir rápidamente el ascenso al fútbol profesional. Luego de la fase de grupos, los clubes que obtuvieron su pase al hexagonal final fueron: Juventud Jr., Miguel Iturralde, Los Andes, Oro y Grana, Meridiano y Puembo S.C.

Moisés Granizo, principal de Meridiano, menciona que el proyecto nació de la idea de contar con un club profesional y cumplir el reto de llevarlo a lo más alto del fútbol ecuatoriano en cinco años; el constructor riobambeño ha estado ligado al deporte desde muy pequeño, ya que su padre llevó al Olmedo a conseguir su único título nacional de Serie “A” en el año 2000. Precisamente, el “Depor”, como cariñosamente llama el presidente a su club, obtuvo el cupo a Segunda Categoría Profesional en apenas unos meses después de su creación, tras coronarse vicecampeón del torneo de ascenso AFNA 2020; el campeón fue Juventud Jr., equipo filial de Juventud F.C.

Finalmente, para el año 2021 se organiza la tercera edición del campeonato de ascenso, con la participación de veinte equipos, los cuales fueron divididos en dos grupos de diez para la primera etapa del torneo, actualmente se encuentra en desarrollo y se han jugado dos fechas. Algunos de los clubes que participaron en ediciones anteriores se encuentran compitiendo y buscan aprovechar su experiencia para lograr resultados positivos; es el caso del Puembo S.C., que tuvo una destacada intervención en el 2020 y este año procura obtener uno de los cupos para el fútbol profesional.

El presidente del Puembo Sporting Club, Pierpaolo Camplone, menciona que su proyecto ha tenido frutos importantes, ya que fue capaz de vender jugadores a equipos de Primera Categoría y eso le generó un retorno en la inversión; además, dice contar con el apoyo de la parroquia y haber generado un fuerte lazo con los hinchas, que apoyan el deporte en el sector y están conscientes del beneficio que podría traer el tener un representante en el profesionalismo futbolístico de la provincia de Pichincha.

Un tema importante, que le da realce al torneo, es la presencia de futbolistas profesionales con amplia trayectoria, algo que era impensado en los torneos organizados por la Asociación de Fútbol Amateur de Pichincha ya que los jugadores no recibían remuneración; sin embargo, en el campeonato de ascenso se manejan presupuestos altísimos para un evento semiprofesional, que en ocasiones hace olvidar que se trata de un torneo amateur. Entre los destacados, se encuentran nombres como Alejandro “la boa” Espinoza, exjugador de Liga Deportiva Universitaria de Quito, con participaciones incluso en torneos internacionales; Fernando Ogonaga, exjugador de Deportivo Quito, Álex Colón, que tuvo paso por varios clubes como Deportivo Quito, Barcelona Sporting Club, Técnico Universitario, entre otros. En fin, la lista de deportistas de élite que participan o participaron en este torneo es extensa.

Otra cuestión que diferencia a este torneo del antiguo campeonato amateur de Pichincha es el presupuesto que manejan los equipos; Edison Guerrón, excoordinador del Club Deportivo Meridiano, se refiere a la cantidad de dinero invertido como exorbitante. Según el extrabajador de equipos como Fuerza Amarilla y América de Quito, los dirigentes y propietarios de clubes de ascenso deben invertir entre $30.000 y $40.000 si quieren tener una participación aceptable y optar por un cupo en Segunda Categoría Profesional. Entre los rubros que se incluyen, están las inscripciones de equipos, las pruebas COVID-19, vocalía, multas, alquiler de canchas, etc.

El torneo de ascenso ha generado interés en propietarios de equipos, que ven una opción rápida de acceder al profesionalismo y un buen negocio para la Asociación de Fútbol No Amateur de Pichincha (AFNA), que se vio relegada con la creación de la Liga Profesional de Fútbol del Ecuador. ¿Qué equipos conseguirán los dos cupos para Segunda Categoría Profesional de Pichincha este año?

Reportaje por: Lic. Julio Enrique Meza García – Estudiante del Diplomado de Periodismo Deportivo y Jefes de Prensa

Articulos Relacionados

Comentarios

Compartelo

Ultimas Publicaciones